Soy una mujer multi-tasking (aún en cuarentena)

Soy una mujer multi-tasking (aún en cuarentena)

Las mujeres de estos tiempos que iban de un lado para el otro antes de la cuarentena, jamás pensaron que las actividades mermarían en estos momentos de aislamiento. Al principio, durante esta reacomodación consideraron que ya no estaban sujetas al reloj, pero experimentan igual  la fuga del tiempo y las excesivas  tareas. Ahora más que antes,  parecen no acabar nunca, quedándose con el sabor amargo de lo que no se llega a cumplir.

Actividades y más actividades

El tiempo parece tirano y sobran la cantidad de actividades que necesitamos cumplir antes del ocaso. Satisfacer los diferentes roles como por ejemplo: 

  • Llevar una casa adelante, 
  • cuidar de los hijos y atender a todas sus necesidades familiares: 
  • las compras,
  • la comida, 
  • la escuela. 
  • ser esposa o jefa de familia, además de hija y cumplir con los padres, etc… 

Ya es mucho trabajo y las mismas no se redujeron con la pandemia.

Una historia antes del aislamiento

Marcela tiene 38 años y posee un negocio de ropa en su casa. Su marido trabaja en una línea aérea. Formaron una bella familia, son padres de dos hermosos hijos, uno de 10, que va a la escuela primaria  y el otro de 2 años, quien todavía necesita excesivos cuidados y toda la atención.

Un día suyo resulta ser bastante complicado, te contamos uno….

Después de una jornada completa de trabajo, de ir y venir con los niños. Ya en su hogar, sienta a Mateo a hacer la tarea del colegio, mientras prepara la cena. A su vez, León quiere ser atendido por su mamá y su hermano mayor y pide todo elemento que llama su atención. Entretanto que Marcela revuelve el guiso con la cuchara de madera para la comida de esta noche fría, le da agua a León y atiende el llamado de una clienta por un encargo que le hizo. Durante la seguidilla de acciones desarrolladas, su esposo necesita encontrar un documento para llevar a su empleador al otro día… Y como todas se imaginan… se lo pidió a ella… Y todavía le faltaba poner la mesa…

La historia durante el aislamiento

Cuando se declaró la pandemia a Marcela como a muchas mujeres, les agarró el toque de la desesperación. La incertidumbre, lógica por cierto, protagonizó las experiencias de todos los hogares. El cerebro necesita reacomodarse ante este estímulo que vino de imprevisto del exterior y que nos dejó al principio atónitas y con las preguntas “y ahora qué”, “ y ahora cómo”. De esto se encarga nuestro cerebro primitivo, quien apunta a la supervivencia. Luego, a medida que van pasando los días, empezamos con el período de resiliencia que nos permite adecuarnos y expandir nuestras posibilidades y oportunidades.

Sentirse identificada

Te propongo que comiences a registrar tus días y tus actividades, propias y familiares, dentro del hogar. Para comenzar a analizar tu situación, debés tomarte un minuto y preguntarte…

Primero, ¿cuál es mi situación actual? 

Segundo, ¿cuántas veces me diagnostiqué desbordada por las situaciones que debo afrontar diariamente y salí victoriosa? 

El tener el análisis de la situación nos dará una visión completa de la organización diaria que debemos tener.

Ser multifacética es una oportunidad

Hay un sinfín de situaciones que por cuestiones de espacio no podemos mencionar, pero nos falta desarrollar lo que nos lleva a escribir este artículo y es atender a nuestra esencia, donde radica por sobre todas las cosas la realización personal como mujeres que somos y necesitamos, la cual a veces es postergada por las circunstancias, pero nunca es tarde… A lo mejor, hay un deseo en tu interior que pide a gritos que lo realices, tal vez empezaste un proyecto hace mucho tiempo y querés retomarlo. Entonces, enfoquemos nuestra mirada a la mujer trabajadora, emprendedora, dentro del entramado cultural que nos rodea actualmente, solo requiere analizar los diferentes escenarios para comenzar con ganas y planificar las acciones necesarias

Ser multifacética es lo que nos hace distinguirnos.

Nos permite estar permanentemente en movimiento y sentirnos plenas; aunque en muchas oportunidades nos angustiamos porque necesitamos más tiempo, a todas nos pasa. Pero te aseguramos que … 

con un buen plan organizacional, bien focalizado, adecuado, realista y ejecutable, podrás alcanzar tus logros.