Resiliencia en tiempos de cuarentena

Resiliencia en tiempos de cuarentena

Hace bastante tiempo que  muchas personas hacen hincapié en la resiliencia, inclusive nosotras. El otro día nuestro equipo, leía los mensajes privados que nos llegan de las mujeres que preguntan sobre este tema.

En primer lugar nos viene bien recordar que ser resilientes significa adaptarse a situaciones nuevas. Este es el punto fundamental, porque nos traslada directamente a lo importante dentro del proceso de reacomodamiento. Para Jacques Piaget esto es la inteligencia. Cuanto más nos entrenemos en ajustarnos, ambientarnos en y a las distintas situaciones de la vida, más fácil será nuestro reacomodamiento. Ahora bien, qué importante es en este tiempo de cuarentena, tener y mantener “un control” durante los días que perdure la misma. Cuando el tiempo pasa y sabemos que debemos “guardarnos”, pero nos ataca la desesperación, no sabemos cómo parar el enfado y el aburrimiento hasta el hartazgo. Llegó el momento crucial, el click, el momento justo de implementar las herramientas que poseemos para reacondicionarnos.

Sugerencias para estos tiempos

Para poder llevar a cabo la cuarentena, el primer punto es elaborar una rutina, la misma significa reacomodarse en tres ejes fundamentales que son los siguientes, a saber: 

Trabajo 

Son muchas las situaciones que pueden suscitarse en una casa, si vivimos solas en nuestro entorno, armamos nuestra rutina como nos parece. Pero cuando en casa hay dos o tres niños o jóvenes en edad escolar y algunos de los padres trabajando desde casa, la situación puede desbordarse entre las actividades de los chicos y nuestras responsabilidades laborales.

Tareas del hogar 

Estando todos en casa, es importante el delegar responsabilidades entre todos los integrantes. Nosotras, jefas de familia podemos distribuir tareas por día y que inclusive pueden ser intercambiables al sostenerlas en el tiempo. Cada uno se hace cargo de su espacio, pero en aquellos lugares “de relación” dentro de la casa, el orden y la limpieza deben compartirse para que no sólo recaiga en uno.

Entretenimiento

Si existen momentos relevantes en la vida de las personas, son los que se les dedica al ocio. Cuántas veces nos quejamos, antes de la pandemia que no teníamos tiempo para hacer una cosa u otra o cosas que nos gusta mucho. Este es un momento para reinventarse.

Acá van algunos consejitos

Después de realizar un organigrama de actividades donde se visualice la organización de las actividades diarias: trabajo, tareas de la casa y entretenimiento, necesitás agregar a tus rutinas, lo siguiente: 

  • Tené el control en tu mano, informate pero evitá la sobreinformación, porque esta no es positiva. 
  • Realizá ejercicio físico, 20 minutos por día, facilita la creatividad, previene y alivia la ansiedad y la depresión y alimenta los recursos cognitivos. 
  • Ejercitá tu cerebro, sopa de letras, crucigramas, dibujos para buscar las diferencias.
  • Aprendé algo que te guste. Internet nos ofrece un abanico de posibilidades, cursos online gratuitos y pagos.
  • Descansá y aburrite, el reposo es muy importante.  
  • Dormí, nuestro cerebro sigue trabajando cuando dormimos. Aprovechemos a dormir 8 horas.  
  • Generá hábitos saludables que favorezcan tu estado físico y tu cerebro. Realizá ejercicio, comé alimentos saludables, respirá profundamente. Reíte.
  • Sé optimista. Después de una gran tormenta sale el sol. Vivimos en un momento complicado mundialmente, la pandemia nos hizo volver a nuestro espacio más íntimo, a nuestra casa. Pero más allá de los momentos de incertidumbre, sabemos que va a pasar. 
  • Ejercitá tu autoestima, querete, valorate, mirá para adentro. Cambiá tus creencias hacia vos misma. Te vas a dar cuenta de lo que necesitás cambiar y tendrás la fuerza para hacerlo.
  • Pensá qué te apasiona hacer. En esta mirada hacia tu interior preguntate qué me gusta, qué quiero, qué es lo que me haría feliz.
  • Registrá tus emociones, reconocé lo que sentís y tomá el control. Desenfocá para enfocarte en lo que realmente necesitás.
  • Llamá a tus amigas, duplicá el vínculo a la distancia. Todas se necesitan para armar un frente de contención. No importa la cantidad que tengas. Esto no es cantidad sino calidad.
  • Tené presente tus sueños porque tener proyectos es tener vida.

Y para cerrar, lo más importante, y lo que nos saca del embotamiento. El alejamiento implica en este caso acercarse, acercate desde la distancia, a tus vínculos, hablá, desahogate, que te escuchen y escuchá.

Somos personas sociables por naturaleza, necesitamos estar comunicados con los demás: conversar, reírnos, contarnos nuestras situaciones diarias, alivia nuestro cerebro y nuestro pasar en los días de encierro.

El trabajo en equipo, colaborativo y participativo es el que nos hace triunfar.

#QuedateEnCasa